Donald Trump

¿Estamos preparados para la post-verdad?

n_artejoven_circuitos2-1024x724Por primera vez, México tendrá una larga carrera electoral hacia el 2018 con un nuevo elemento a considerar en el horizonte: la post-verdad. Es cierto que las fronteras de la verdad, las promesas y las mentiras no son nuevas para los políticos y los ciudadanos pero, a diferencia del pasado, hoy muchas de las estrategias y campañas políticas estarán aderezadas con este juego perverso que se condensan en las expresiones que la administración Trump ha hecho virales: fake news (noticias falsas) y alternative facts (hechos alternativos).

Decir que los políticos mienten es claramente una obviedad, todos tienen que hacerlo y valorar cuánto de ello les supone un riesgo controlable o no. Politifacts, una empresa norteamericana dedicada a verificar los hechos que los políticos dicen en discursos ha asegurado, por ejemplo, que durante sus dos periodos presidenciales Barack Obama promedió un 25% de mentiras en sus declaraciones. Esa misma empresa aseguró que, durante su campaña, Donald Trump alcanzó en sus discursos hasta un 70% de afirmaciones con premisas falsas.

Cuando sus opositores y algunos medios de comunicación criticaron al magnate por estos alarmantes números, él y su equipo reviraron la acusación y señalaron que los medios hacían ‘noticias falsas’ y que, por el contrario, sólo ellos podían confirmar ‘hechos alternativos’.

Es decir, Trump no sólo calculó que el riesgo en su campaña era mucho menor que el daño que podría causar el mantener un discurso de hasta 70% de mentiras; sino que, cuando fue cuestionado, utilizó la mentira como plataforma para revirar las acusaciones.

Así ganó la presidencia de los Estados Unidos. Y ahora, no son pocos los aspirantes presidenciales (en México y el mundo) que quieren ser “el Donald Trump inculturado”.

Lo peor, es que muchos medios de comunicación también caen en la trampa: llaman a Greert Wilders “el Donald Trump holandés”; a Marine LePen “la Donald Trump francesa”; etcétera. Es más, dependiendo el perfil de informativo que usted tenga, seguramente se habrá convencido de quien, entre los personajes políticos de México, podría ser “el Donald Trump mexicano”.

En realidad las ‘noticias falsas’ y los ‘hechos alternativos’ funcionan de la siguiente manera: un personaje del ambiente digital publica una opinión sobre su contexto (por ejemplo, “el partido demócrata utiliza millones de votantes ilegales”); el planteamiento lo recogen medios de comunicación ideologizados y lo muestran con cierta objetividad (“Ciudadano denuncia votación ilegal de millones de indocumentados”); la información llega a un líder-tomador de decisiones para quien es útil ese planteamiento (“Mis opositores hacen fraude electoral por los millones de votos ilegales”); al ser un personaje público, la información se disemina globalmente (“Trump denuncia de fraude al partido demócrata por utilizar millones de votos ilegales”). De ese modo, cuando se le pregunta a Trump o a sus asesores de dónde salió la información, basta que busquen en Google “millón de votos ilegales” para verificar que la noticia es real. Sí, la noticia es real; aunque el hecho no haya sido verificado ni argumentado con pruebas.

¿Ha visto las noticias donde Andrés Manuel López Obrador le grita ‘¡cállate!’ a uno de los padres de los 43 estudiantes de Ayotzinapa? ¿Qué me dice del famoso pacto entre el presidente del PAN y Peña Nieto para evitar que López Obrador llegue a Los Pinos? ¿Y de los miles de pesos que la fundación de la excandidata presidencial, Vázquez Mota, recibió del gobierno federal?

Seguro tiene su postura frente a cada una de ellas, alguna más o menos favorable, lo que es un hecho es que este tipo de informaciones se multiplicará en los próximos 12 meses. Los asesores de los políticos ya analizan qué tipo de historia quieren vender de ellos y de sus oponentes.

En el fondo, el problema no es de la clase política o sus mercadólogos; como dije, ellos calcularán cuántas mentiras y de qué tipo podrán decir sin despeinarse o sin desplomarse en las encuestas. La responsabilidad recae en las audiencias y en el potencial electorado.

Esto lo comprendió Politifacts en Estados Unidos o el ‘Décodex’ de Le Monde donde las audiencias pueden verificar el nivel de confianza de los medios e informativos de donde provienen ‘los hechos’ porque lo siguiente es una realidad: La comprobación de los datos es de las pocas respuestas que tenemos contra el discurso político que usa y abusa de la mentira, incluso nos previene de un lavado de cerebro.

Lo grave del asunto es que aún ningún medio mexicano ha comenzado a trabajar en la comprobación de datos y hechos. Así que ahí hay un riesgo que nos puede estallar en la cara.

Como dije, no es algo nuevo, pero deberá tenerlo muy presente en este trepidar electoral que ya ha tomado camino porque quizá mucho de lo que usted ya está viendo o leyendo, sea básicamente una mentira bien armada.

@monroyfelipe

Decálogo de una dependencia consentida

willkommen-zum-mexiko-zeichen-23168857¿Por qué los grandes esfuerzos y acuerdos de trabajo de los principales líderes mexicanos no son capaces de mover un ápice el ambiente de los mercados ni la economía en el país? Y, ¿por qué un tuit de Trump sí deprecia la moneda mexicana? ¿Por qué hay tal dependencia de México frente a su vecino del norte? ¿Qué nos ha colocado en esa posición de terrible vulnerabilidad? He aquí diez posibles razones:

Despreciamos otros destinos de exportación

A la hora de vender, México ha preferido los dólares frente a otras divisas. Hacer de los Estados Unidos el prácticamente absoluto destino de exportación parece el negocio obvio más rentable. Hoy, el 75% de nuestras exportaciones depende del consumo norteamericano; por lo cual, una política proteccionista o de consumo interno en EU afecta directamente a casi un tercio de de nuestra economía.

 

Importamos mucha gasolina de EU

No sólo compramos 200 mil millones de dólares a EU cada año: casi el 10% de esas importaciones corresponden a gasolina. Y todos sabemos lo importante que es este producto para todas las actividades. Si se opta por una política para potenciar el mercado interno o diversificar el origen de importaciones se corre el riesgo de una fuerte escalada de precios.

 

Inversión extranjera en México

México es un destino atractivo para la inversión extranjera: por las exenciones fiscales, los incentivos en costo de terreno, los bajos salarios y el que los mexicanos –según la propia OCDE- trabajan más que cualquier otro pueblo, unas 500 horas más por año que el promedio. Las empresas extranjeras (especialmente las norteamericanas) favorecen la economía mexicana con la creación de empleos a largo plazo, transforman las ciudades y crean polos de desarrollo. Según datos de la Secretaría de Economía, las empresas norteamericanas invirtieron 5 mil millones de dólares en el primer semestre del 2016 y representan el 35% del total de inversión extranjera en México.

 

Sujeción al modelo de seguridad

EU no sólo es el epicentro de grandes imperios económicos; su política internacional se ha posicionado mediante la diplomacia, el mercado o la guerra por todo el mundo. Por ello, la seguridad de su territorio es crucial. Al compartir frontera y un inmenso volumen de intercambios con México, obliga a ambos países a compartir estrategias de seguridad, casi siempre desequilibradas. Así, México se ha visto obligado a mantener acuerdos de seguridad internacional con EU aun en detrimento de la propia soberanía.

 

Impericia diplomática

La privilegiada posición geográfica de México en América sirvió en otros años para capitanear el rumbo político y económico de Centroamérica, el Caribe y el Cono Sur del continente. La neutralidad del país y el buen oficio diplomático en México fueron importantes para resolver problemas de la región entre los años 60 y 70, pero tras las crisis de los 80, la diplomacia mexicana se enfocó en promover al país como destino de inversiones e incluso fue capaz de poner en riesgo sus relaciones diplomáticas con países latinoamericanos por instrucción de los EU.

 

Dependencia alimenticia

En 1994, México compraba apenas el 10% de alimentos en el extranjero; hoy la importación alimentaria asciende a más del 55% y más del 70% de éste proviene de los EU. En 2016, compramos dos mil millones de dólares anuales en carne, cereales y productos lácteos a otros países, ocho veces más de los productos del agro que vendemos al exterior.

 

Migración de talento

Estados Unidos es el principal destino migratorio y laboral de los mexicanos. No sólo tiene la segunda ciudad con más mexicanos en el mundo, la fuerza de trabajo de mexicanos les representa un potencial importante para su economía (entre 2005 y 2010 casi medio millón de mexicanos emigraron a EU). Mientras, México recibió 25 mil millones de dólares vía envíos de remesas norteamericanas en 2015. El dinero enviado a familiares desde EU representa casi el 3% del Producto Interno Bruto de México, aunque en algunos estados alcanza hasta el 10%.

 

Sujeción a políticas económicas globales

A “toro pasado” estas políticas económicas no parecen ser las más adecuadas; sin embargo, han sido las que organismos supranacionales en materia de economía y comercio han sugerido a México… y las ha adoptado disciplinadamente.

 

Fascinación cultural por EU

No hay mucho qué explicar de esto. No sólo es la música, el cine, la televisión y el resto de la industria cultural de EU la más difundida en México, también sus modelos de entretenimiento, el lenguaje, las aspiraciones de éxito, etc.

 

Prácticas de corrupción normalizadas

Finalmente, un elemento que es transversal a todos los anteriores y que tienen efectos sobre México más graves de los pensados: Somos el país más corrupto calificado por la OCDE (con 35 de 100 puntos); el segundo lugar en impunidad a nivel mundial (95% de crímenes impunes según el Índice Global de Impunidad) y la inmensa cantidad de actos legales pero inmorales no hacen ni parpadear a las autoridades; esto no sólo provoca desconfianza en el interior, le resta fuerza a las decisiones que el gobierno mexicano toma para remediar su rumbo. De allí el preciso mensaje que el papa Francisco dio a México: “Esta realidad lleva inevitablemente a reflexionar sobre la propia responsabilidad a la hora de construir el México que queremos… un futuro esperanzador se forja en un presente de hombres y mujeres justos, honestos, capaces de empeñarse en el bien común”. Habrá que reflexionar en eso. @monroyfelipe

Publicado en El Observador

Así se celebraron dos tipos de ‘Navidad’ en la India

 

18-christmas-celebration-2012-at-puttaparthi-sai-baba-ashram-radiosai-20

Celebración navideña en un ashram de la India

25 de diciembre

 

La escena es cautivadora. El templo está adornado exquisitamente, sin lujo, pero todo brilla sutilmente; la mayoría de los fieles participaron en la limpieza desde temprano. Otros pasaron varias horas haciendo un sencillo banquete para compartir al final de la ceremonia. A la izquierda del santuario, los músicos y cantantes del coro ultiman detalles del concierto que ofrecerán a los casi mil asistentes. Todos, sin embargo, están involucrados y lucen felices, se saludan con una sonrisa abierta. Un gran volumen de los asistentes son extranjeros, norteamericanos y europeos principalmente, quienes programaron sus vacaciones en estas fechas para vivir una experiencia espiritual.
La congregación fue fundada en los años sesenta y hoy tiene más de mil 200 casas en 126 países junto a varios hospitales, clínicas, escuelas, proyectos sociales y culturales. Desde un pequeño ambón se hacen las lecturas y una mujer entona el responsorio “Caminaré junto a ti / más allá de las lágrimas y la alegría / confío en ti…” y la asamblea responde cantando “Hubo una pausa en la quietud y en quietud estaba su presencia”.
Al finalizar el rezo, el concierto es magnífico, las piezas elegidas van de villancicos populares a melodías litúrgicas de Adviento y Navidad. “El templo resplandece como pocas veces al año –dice la lectora ante las cámaras-, la Navidad es una de nuestras mejores celebraciones”. El documental muestra ahora unas bellas esculturas de María y José inclinados frente al Niño Jesús rodeados de rosas rojas y crisantemos blancos. Junto a la Sagrada Familia se alza un cirio monumental que se encendió en el clímax de la celebración. Detrás de ellos, el altar. Sin mesa ni crucifijo. Sólo las palabras “Ama a todo, sirve a todo” y una imagen de su polémico fundador: Sathya Sai Baba rodeado de flores rosas y amarillas.
Esta es la Navidad sin sentido cristiano profundo, realizada por costumbre y tradición, engalanada por la fiesta y la estética pero, como dice el papa Francisco “para vivir una Navidad verdaderamente cristiana, libre de toda mundanidad, se debe comprender la humildad de Dios llevada hasta el extremo: es el amor con el que, aquella noche, asumió nuestra fragilidad, nuestros sufrimientos, nuestras angustias, nuestros anhelos y nuestras limitaciones”.

07-christmas-celebration-2012-at-puttaparthi-sai-baba-ashram-radiosai-8Francisco ha explicado que cuando “Dios manda un ángel, no nos damos cuenta de que está allí porque estamos inmersos en nuestros pensamientos, en nuestros asuntos y, en estos días, en los preparativos de la Navidad”. Y, para el pontífice, una verdadera celebración navideña requiere “la alegre disposición de acoger al Salvador… recibir el mensaje que buscamos en lo más profundo del alma: a Dios que nos mira llenos de afecto, que acepta nuestra miseria, a Dios enamorado de nuestra pequeñez”.

Una Navidad de sentido cristiano

dsc_0048

Niños ‘dalit’ con pocas oportunidades educativas en la India, reciben apoyos para su formación como gesto de Navidad

Lejos de ese ashram de espiritualidad sincrética en Prasanthi, a 50 kilómetros de Chennai, se encuentra la catedral de San José de Chingleput (una localidad de gran desarrollo demográfico y altos contrastes socioeconómicos). En el exterior lucen resplandecientes su torre campanario y el pináculo central, pero lo que llama la atención son los jóvenes que salen del templo. Llevan sus uniformes escolares, la catedral es más que el templo, es su escuela, su espacio de convivencia y de inclusión; y la Navidad es la oportunidad de encontrar más oportunidades para su vida. Minutos antes, el obispo Anthonisamy Neethinathan leía su mensaje de Adviento: “En esta Navidad intercambiemos regalos y felicitaciones. Es mi deseo y oración que continuemos buscando y encontrando a Jesús en todas las pequeñas cosas y en las sencillas personas que nos rodean”.

Neethinathan sabe de pequeñez y sencillez. Es el obispo católico encargado de la oficina episcopal que atiende a los indios de castas ‘inferiores’ como los ‘dalit’ (parias intocables) y los ‘tribals’ (nativos indígenas). Estas castas aún siguen considerándose como ‘atrasadas’ y las leyes de protección a estos ‘débiles’ sólo amparan a los dalit y tribes hindúes, sikhs y budistas, pero no a cristianos ni musulmanes. Así que el llamado del obispo a ir “por las sencillas personas” implica hacer esfuerzos para atender a un aproximado de 28 millones de indios, de los cuales, hasta el 60% son cristianos

La Iglesia local ha tomado la palabra a su pastor. El secretario del Ministerio Penitenciario Diocesano, el sacerdote Paul Raj, organizó una serie de visitas a los centros de reclusión presentes en la circunscripción eclesiástica. La más esperada fue la Misa en el Centro de Reclusión Femenil de Puzhal, cuyas autoridades e internas mostraron una gran solidaridad durante las inundaciones del 2015 debido a que la prisión fue uno de los lugares más seguros durante la crisis humanitaria. El obispo también acudió el 20 de diciembre a un centro de reclusión juvenil para llevarles, además de una celebración, algunos regalos como en años anteriores: “El obispo les lleva un mensaje de amor, esperanza y alegría principalmente, pero también el obispo hace siempre un esfuerzo económico para llevarles un regalo. El año pasado les llevó pelotas de volibol, toallas, relojes y una cena de biryani”, dice fray Raj.
“Para celebrar la Navidad realizaremos nuevamente nuestro Campamento Médico Gratuito -dice el sacerdote S. Amulraj, director de la Comisión de Salud de la diócesis,- procuramos en cada tiempo litúrgico uno de estos eventos. El año anterior los realizamos en el santuario de Mazhai Malai Madha y en la parroquia de Sahayamatha; los doctores y enfermeras del hospital Egmore nos apoyan con consultas y atenciones médicas básicas gratuitas”.
Para Navidad la diócesis también entrega las becas escolares que otorga a los estudiantes de formación básica para que estos no abandonen sus estudios, el pasado 11 de diciembre el obispo dio estos apoyos y bendijo a los niños beneficiados por las becas en el Centro Pastoral Diocesano. Un día, antes, durante la celebración navideña en el centro pastoral, el propio obispo recibió los tradicionales regalos de sus sacerdotes y colaboradores, que consistieron en donaciones y ropa para la Cáritas diocesana; y él también “aportó un regalo para el Niño Jesús que será llevado a los pobres de la diócesis”.
No es el único que redobla el servicio cristiano durante la Navidad, el vicario general de la diócesis, Backiya Regis, por ejemplo visitó a los niños ‘dalit’, los hijos de la antigua casta india que son considerados parias sin derecho a ser siquiera tocados, en la localidad de Sandivakkam. A pesar de la erradicación del sistema de castas, los dalit siguen siendo víctimas de violencia, pobreza, exclusión y discriminación en las ciudades indias. El vicario trabaja junto a las organizaciones diocesanas en un programa de “empoderamiento de los estudiantes dalit” y los recursos, así como los acuerdos para que se incorporen a universidades y trabajos, se entregan en la primera semana de Navidad.
“No son solo fiestas, la Navidad nos recuerda que debemos contribuir fraternalmente en dar siempre un nuevo rostro a nuestra Iglesia. Nuestra responsabilidad no termina en alcanzar lo que esperamos sino en permanecer buscando las metas comunes por el bien del prójimo, siguiendo los pasos de Jesús, el verbo encarnado”, apunta el obispo Neethinathan en su mensaje.

 

Epílogo
El pasado 13 de diciembre, Donald Trump, presidente electo de los Estados Unidos, recordó a los norteamericanos que, entre sus promesas de campaña, estaba el cambiar la inercia ‘políticamente correcta’ de festejar las fechas decembrinas deseando “Happy Holydays” (felices fiestas) en lugar de “Merry Christmas” (Feliz Navidad). Así que, frente a la audiencia de Winsconsin, deseó: “Un feliz año nuevo pero, principalmente, una feliz Navidad”.
El gesto fue muy bien tomado por ciertos creyentes y cadenas de TV como FOX News que han hecho largas coberturas a lo que llaman “War on Christmas”, que no es otra cosa sino el constante desplazamiento de los elementos cristianos de la propia Navidad. Por ejemplo, desde hace años, el gobierno norteamericano reemplazo el Feliz Navidad por el Felices Fiestas en todos sus mensajes navideños y, en el 2015, la cadena de cafeterías Starbucks removió la frase “Merry Christmas” de sus vasos festivos.
Aunque sectores cristianos y católicos en EU celebraron este gesto de Trump, lo que verdaderamente importa no está tanto en las formas –como la preciosa celebración navideña de los seguidores de Sai Baba-, sino en el fondo, tal como lo hacen los creyentes –como aquella diócesis en la India-, reforzando las virtudes y las prácticas cristianas al “primerear, involucrarse, acompañar, fructificar y festejar bajo el ejemplo de Jesús”, como diría el papa Francisco. Entonces ¿qué es más importante para celebrar en Navidad: la forma o el fondo? @monroyfelipe

¿Qué lección da a la Iglesia el escándalo en Volkswagen?

volkswagen-scandal-2“¿Qué hacía Dios antes del Big-Bang?”, pregunta el comediante.

“Le decía a la prensa que todo lo tenía bajo control…”

Volkswagen es la segunda compañía automotriz con mayor volumen de producción en el mundo; hace ocho años anunciaba con bombo y platillo sus nuevos modelos diesel que, además de abaratar el consumo de combustible, prometía ser altamente eficiente y menos contaminante. Su compromiso, además de comercial era aparentemente ético y responsable con el medio ambiente. Sin embargo, un estudio (casi un accidente) de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos reveló que desde el 2009, 11 millones de sus automóviles diesel contaban con un “dispositivo de defensa” que reducía las emisiones contaminantes sólo cuando se realizaban las pruebas de verificación; al salir, simplemente los automóviles contaminaban muy por encima de lo permitido por las autoridades.

Ahora, en medio del escándalo, el grupo automotriz ha perdido credibilidad, valor de sus acciones, ha salido el CEO y probablemente sus problemas financieros se agudicen al retirar de las calles las unidades manipuladas, recompensar a sus clientes y pagar las multas que los gobiernos decidan imponerles por hacer trampa. ¿Qué tiene esto que ver con la Iglesia?

Aparentemente poco, pero si este escándalo tiene que ser una lección para toda la sociedad, principalmente para las grandes organizaciones, algunos organismos eclesiales podrían reconocer una que otra similitud con el problema de la compañía automotriz alemana.

Más allá de la misión y la mística trascendente que debe tener cada asociación religiosa, es claro que su trabajo y operación debe funcionar bajo las reglas y los mínimos de convivencia ética y de responsabilidad social. Porque al hablar de ética y responsabilidad (ya no digamos santidad) sería odioso que se torciera el modo o la ley para sacar algo de ventaja tal como lo hizo la VW.

Ante los obispos norteamericanos, el papa Francisco habló sin nombrar directamente de los abusos sexuales, acusaciones de encubrimiento y problemas derivados de la mala actuación que se dio ante la gravedad de crímenes perpetrados por miembros del clero*. Dejó en el pasado el episodio al que llamó “momento oscuro en el itinerario eclesial” y reconoció en los obispos de Estados Unidos “la valentía con que los han afrontado […] sin temer a la autocrítica ni evitar humillaciones y sacrificios, sin ceder al miedo de despojarse de cuanto es secundario con tal de recobrar la credibilidad y la confianza propia de los Ministros de Cristo, como desea el alma de su pueblo”.

Aunque esta crisis –como muchas otras dentro de los organismos de Iglesia- no ha concluido, es muy atinado el comentario del pontífice: para recobrar la credibilidad y confianza es preciso asumir las humillaciones y sacrificios, y despojarse de todo lo que en momentos de bonanza se cree indispensable pero es, en el fondo, accesorio.

Hay ejemplos aparentemente menos complejos que el de la pederastia en la Iglesia pero sus consecuencias podrían ser mayores si se minimizan como, en algún momento se intentó con aquel: En una reunión de varias parroquias, cierto obispo quería ‘valorar’ el trabajo con jóvenes que habían hecho los párrocos. Solo una iglesia logró juntar jóvenes para acudir al encuentro con el obispo. Para no dejar en mal a los vecinos, los chicos tomaron por propia una parroquia que no conocían, a la que no pertenecían, para llenar el ojo al obispo visitante. Se tuercen un poco las reglas para simular un buen desempeño, justo como intentó mentir la VW.

En otros casos, aún más delicados, se le da vuelta a la ley para eludir responsabilidades financieras o para sacar ventaja económica de una forzada interpretación de las fisuras de la regla. También se llega a ejercer doble rasero con las penas previstas: a unos se les aplican como lápida, a otros con inexplicable suavidad. Ambas, sin embargo, provocan indignación.

El problema de Volskswagen está lejos de resolverse y sus consecuencias no sólo afectarán a los del apellido alemán, será natural sospechar de todas las compañías automotrices y de sus armadoras (no hay que olvidar que una de las principales armadoras de VW está en México). Ante esto es normal también investigar y denunciar con mucha claridad, sin traicionar la verdad por los compromisos con tufillo de corrupción que puedan adquirirse en el camino. También, ni hablar, hay que asumir nuestra cuota de vergüenza, asumir la crítica, comprender la pérdida de confianza y el que mucha gente nos dé la espalda cuando le hemos traicionado.

Un analista del ramo automotor reflexionaba: “No sé qué decir, es una pena; pero entre Donald Trump y Volkswagen, desafortunadamente los periodistas y los cómicos tienen mucho trabajo”. Así funciona para todo fenómeno que causa escándalo, también los de la Iglesia, y hay que reconocer que si no se deja hacer su trabajo a los periodistas entonces habrá que soportar algo más a los comediantes, que suelen ser aún más mordaces y cáusticos en su oficio.

*Lo abordaría días después en el Encuentro Mundial de Familias tras reunirse con víctimas de abuso sexual cometido por sacerdotes. Ante cardenales y obispos participantes reconoció que esos escándalos no pueden permanecer en secreto y prometió que los responsables afrontarían consecuencias.

@monroyfelipe